Aprobadas las obras de la zona administrativa del cementerio

La comisión de Servicios Públicos ha informado hoy sobre el proyecto de mejora de la sala depósito del cementerio municipal, unas obras valoradas en 29.875,58 euros con las que el Ayuntamiento de Almassora renovará las instalaciones del camposanto antes del próximo día 1 de noviembre. La actuación incluye el traslado de los aseos a la sala situada más a la izquierda, junto a la entrada al recinto, para solucionar las inundaciones que sufren cuando llueve.

Almassora cementerio

La intervención también permitirá abrir un espacio polivalente para almacenar el elevador y el resto de maquinaria indispensable para el funcionamiento del cementerio. En la actualidad, estas dependencias están deterioradas por el abandono al que han estado sometidas durante años. De igual forma ocurre con los baños, muy dañados por las continuas filtraciones de agua. Provisionalmente, el espacio de oficinas quedará ubicado en este espacio a la izquierda del recinto.

Según ha confirmado el concejal de Servicios Públicos, Joan Antoni Trenco, los trabajos arrancarán la próxima semana y finalizarán, como muy tarde, 15 días antes de la festividad de Todos los Santos para que dé tiempo a que los operarios retiren la maquinaria y limpien el recinto. “El cementerio estará a punto para el 1 de noviembre, una fecha muy señalada para todos los vecinos que acuden a honrar a sus difuntos”, según Trenco.

Una segunda fase de los trabajos, prevista para 2016, permitirá acondicionar la zona que ocupan actualmente los baños y una habitación para transformarla en oficinas y dignificar el área administrativa del camposanto. Esta actuación solucionará las inundaciones, reforzará el techo y revisará grietas y filtraciones en las paredes.

La intervención más inmediata supondrá la retirada de la carpintería exterior, las ventanas y puertas. Los operarios levantarán el alicatado existente en la zona destinada a almacén, demolerán el murete bajo y abrirán una zanja de saneamiento con desagüe interior. Los trabajos de albañilería incluyen una solera de hormigón de 15 centímetros de espesor y la construcción de un tabique interior.

Las obras afectan también a la red de alcantarillado, la instalación de desagües de agua fría y caliente, así como lavabos e inodoros, y el cambio de ubicación del contador del agua y la instalación eléctrica. La incorporación de las puertas, ventanas y rejas para garantizar la seguridad de las dependencias completan la reforma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *