Del proyecto abandonado del IES Falomir a una propuesta realista

La alcaldesa de Almassora, Merche Galí, ha trasladado hoy a la comunidad educativa del IES Álvaro Falomir la propuesta de la Conselleria de Educación de renovar el proyecto de ampliación del instituto e incorporar ciclos formativos a la oferta habitual de Secundaria y Bachillerato. El diseño de 2009 no se ha materializado y la Generalitat Valenciana valora la posibilidad de redactar uno nuevo que atienda a las nuevas circunstancias.

Galí y la concejala de Educación, María José Tormo, han consensuado con la dirección del centro, la AMPA y el alumnado la posibilidad que les trasladó el subdirector general de Infraestructuras Educativas, Jesús García Gil, en la reunión mantenida el pasado jueves en Valencia con motivo del retraso en las obras del colegio Regina Violant. La primera edil aprovechó el encuentro para interesarse por la actuación en el instituto de la calle Boqueras y, a su regreso, convocó hoy a la comunidad educativa para informarles de los detalles del proyecto.

 

A falta de confirmación definitiva por el Consell, la propuesta que maneja la institución autonómica pasa por revisar un proyecto que data de 2009 para que se ajuste a las necesidades actuales. Como ejemplo, el nuevo diseño prescindiría del trinquete incluido en su momento y que ahora cedería su espacio a otras instalaciones ante la construcción del recinto municipal en la misma calle del instituto. En el centro ganarían peso los ciclos formativos, como apuesta del Consell a la incorporación laboral de los jóvenes no universitarios. En la actualidad, sólo el IES Vila-roja ofrece esta formación reglada.

“Todos los representantes que han participado en la reunión coinciden con nosotros en la necesidad de apostar por un proyecto menos ambicioso que el de 2009, que sea más rápido y solucione los problemas más inmediatos, que ellos mismos nos han trasladado”, ha defendido la alcaldesa.

“La ampliación, pero también el mantenimiento de la instalación eléctrica y el estado del centro, nos preocupan y para actuar no es imprescindible un diseño como el proyectado en su día, que ya se ha visto que no ha salido adelante, sino ajustado a las necesidades reales”, ha incidido Galí.

Para avanzar los trámites de la ampliación, el Ayuntamiento de Almassora aprobó en pleno extraordinario el pasado mes de enero la cesión de 4.791 metros cuadrados a la Conselleria de Educación. Es la parcela en la que estaba ubicado el antiguo colegio Errando Vilar, derribado en abril de 2015, tres semanas después de que un menor de edad se precipitara entre las ruinas.

La aprobación del pleno de la mutación demanial del suelo atendió la solicitud de la jefa de servicio de la Dirección Territorial de Educación, María José Palmer, que trasladó al equipo de gobierno la necesidad de traspasar la titularidad del terreno para iniciar los trámites de la ampliación.

Según indicó la propia Dirección Territorial de Educación, la junta de gobierno del Ayuntamiento de Almassora concedió licencia de obras a la Generalitat Valenciana en 2010 para ejecutar las obras sobre un proyecto básico y de ejecución sin haber cedido la parcela afectada. La adjudicación de la redacción del proyecto y la dirección de obra costó 192.780,03 euros, una actuación que nunca se materializó. La única intervención en la zona fue el derribo del colegio abandonado, que costeó el propio consistorio con 36.990 euros para evitar nuevos accidentes entre las ruinas.

Noticia publicada en Cadena Ser: http://cadenaser.com/emisora/2017/07/04/radio_castellon/1499182335_624917.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *