El colegio Regina Violant incorporará una nueva zona de sombra

El Ayuntamiento de Almassora habilitará una pérgola en el recinto provisional del colegio Regina Violant para crear un nuevo espacio de sombra para los alumnos. El equipo de gobierno tiene previsto invertir una suma cercana a los 10.000 euros para construir este techado que permanecerá para uso de los deportistas que utilizan la pista de patinaje una vez que el centro escolar se traslade a su emplazamiento definitivo.

Esta zona de sombra se suma a la que ya existe en el extremo opuesto del recinto. Estará ubicada a la altura de la avenida Generalitat y la calle Manuel Vivanco. Según informan fuentes municipales, la pérgola permitirá crear un nuevo espacio de sombra y, a la vez, proteger a los estudiantes en días de mal tiempo. Este hecho evitará que la única zona habilitada hasta la fecha se sature en momentos puntuales.

El Ayuntamiento de Almassora ha manifestado que la inversión también se rentabilizará más adelante, pues el traslado de alumnos y docentes al colegio definitivo no supondrá el abandono del porche. Según explican, la intención del equipo de gobierno pasa por que los usuarios de la pista de patinaje, que también sufren los rigores de la climatología al descubierto, puedan utilizar este espacio para su comodidad.

Para el consistorio, la instalación de una nueva zona de sombra tratará de minimizar las continuas molestias que sufre la comunidad educativa desde hace cerca de una década. “Esperamos que su tiempo en aulas prefabricadas sea lo más corto posible, pero vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para que, mientras tengan que asistir a clase en estas condiciones, estén lo más cómodos que se pueda”, según ha declarado la concejala de Educación, María José Tormo.

La instalación de la pérgola coincide con la actuación prevista en el colegio Santa Quitèria por idénticos motivos. En este caso, la inversión es de 5.945,94 euros, dado que el porche será más pequeño, al igual que lo es el volumen de alumnado. Quedará ubicado en una franja en el centro del recinto educativo, según el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Almassora y la dirección del colegio.

El techado del colegio Santa Quitèria tendrá unas dimensiones de 6x9m² y estará cubierto por una placa metálica prelacada en blanco. Los pilares, de tres metros de altura, serán redondos, tal como establece la normativa de seguridad en recintos destinados al uso de los más pequeños. Al igual que el Regina Violant, el colegio Santa Quitèria está distribuido íntegramente en módulos prefabricados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.