C/​ Sant Felip, 15 bajo, Almassora
info@socialistesalmassora.org

PP-Vox renuncian a 4,3 millones de subvención y no rehabilitarán más de 200 viviendas de Boqueras y Botànic en Almassora

El Partido Socialista de Almassora ha lamentado esta mañana la confirmación por parte de la alcaldesa, María Tormo, de que el equipo de gobierno PP-Vox renuncia a los 4,3 millones de euros de la subvención de la Unión Europea para rehabilitar 232 viviendas en el entorno de la calle Boqueras y la plaza Botànic Calduch. El ejecutivo local dejará perder de esta forma los fondos Next Generation logrados por el anterior equipo de gobierno, que estaban concedidos y en tramitación para renovar el parque de viviendas.

 

 

La portavoz socialista, Merche Galí, ha mostrado la indignación del grupo “por la falta de voluntad de quien gobierna, que en su día nos criticaba si no solicitábamos una subvención y ahora deja perder hasta las que ya están concedidas”. En su opinion, este hecho se trasladará en el abandono efectivo de 16 bloques de los años 70, algunos de ellos ya en tramitación a través de los servicios técnicos municipales para renovar sus viviendas.

“Menos de medio año ha necesitado la alcaldesa y el concejal de Vox de Urbanismo para abandonar a todos aquellos propietarios que necesitan a su Ayuntamiento para rehabilitar sus barrios, a los que debe prestar asesoramiento y apoyo continuado, más que fotos”, según la portavoz socialista. En su lugar, Almassora dejará caer así el Plan de Barrios logrado en enero, cuando el consistorio gobernado por Galí obtuvo más de 3,7 millones del Gobierno de España a través de Next Generation, a los que sumaba 172.000 euros de la Generalitat, idéntica cuantía del Ayuntamiento y los 291.196 euros restantes a costear por los propietarios.

El consistorio impulsó entonces varias reuniones con los propietarios de viviendas de los años 70 en el entorno de la calle Boqueras (96 hogares), 80 domicilios de la calle Batalla de Bailén, 32 domicilios de la calle Cirat, 12 del cruce de Juan de Austria con Purísima y las últimas 12 en la propia calle Purísima.

El programa incluía una mejora de la eficiencia energética para ahorrar al menos un 60% del consumo con un nuevo sistema de aislamiento térmico exterior, la mejora de la cubierta con su impermeabilización, la sustitución de carpinterías exteriores y la instalación de paneles solares y aerotermia. Además, esta transformación se completaba con otras de peatonalización de calles interiores, adecuación de espacios de ocio y reunión, arbolado, mobiliario urbano e iluminación. Tras las primeras reuniones y la apertura de la oficina técnica comenzaron las tramitaciones con los residentes, que con la llegada de la derecha al gobierno local se han suspendido para renunciar a toda la subvención.

“María Tormo no votó a favor de la construcción del colegio Santa Quitèria y ahora no lucha para que hasta el último céntimo de Europa llegue a los vecinos de Boqueras y Botànic”, según Galí, “lo que confirma su predilección por algunos barrios y su manifiesta desidia por el progreso de otros”.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ES