abusos

Fiestas libres de abusos

483 kilómetros separan Almassora de Pamplona. Sin embargo, parte de mis vecinos han hecho suyas estas fiestas. A las ocho de la mañana son muchos los que en Almassora estamos frente al televisor para ver el encierro pamplonica, que comentamos al llegar al trabajo con los compañeros y que volvemos a repasar a la hora del almuerzo. Este año, de nuevo, el protagonismo del encierro ha dado pasado a las noticias sobre violaciones y abusos sexuales que se producen en estos días. No podemos dejar que se convierta en tradición, ni resignarnos ni acostumbrarnos a que las mujeres sean víctimas de las fiestas.

Sigue leyendo